lunes, 25 de mayo de 2009

SIEMBRA DIRECTA DE LEGUMINOSAS FORRAJERAS


Entrevista a Ing. Agr. Elena Pérez

El Laboratorio de Microbiología de Suelos y Control de Inoculantes [1](Programa de Recursos Naturales Renovables) del MGAP, con la financiación del Plan Agropecuario, realizó un diagnóstico con el objetivo de conocer el establecimiento de las leguminosas en condiciones de siembra directa sobre campo natural sin antecedentes de esas forrajeras .Para conocer más detalles de ese trabajo entrevistamos a la Ing. Agr. Elena Pérez, técnica de dicho Laboratorio y responsable del mencionado diagnóstico.

P: Cuáles son los antecedentes del trabajo?

E.P.: En nuestro país, se han realizado numerosos estudios para ajustar los métodos de inoculación que aseguren un establecimiento exitoso de la simbiosis leguminosa-rizobio para los sistemas de siembra convencionales y en cobertura, especialmente en lo referente a la concentración necesaria de rizobios sobre la semilla así como el uso y tipos de adherentes y polvos secantes.

También se ha investigado el efecto que tiene sobre la simbiosis la velocidad de emergencia de las leguminosas sembradas, la concentración de nitrógeno mineral, la acidez del suelo y la competencia de las cepas nativas.

Sin embargo, para los sistemas de siembra directa, no existen estudios que valoren los actuales métodos de inoculación, ni el efecto de los diferentes componentes del sistema en la simbiosis como el uso de herbicidas, las modificaciones en el pH del suelo, la siembra conjunta en la línea con fertilizantes nitrogenados, etc.

Hay que recordar que en la inoculación de leguminosas se utilizan inoculantes con altas concentraciones de rizobios con el objetivo de obtener una concentración no menor a 10.000 bacterias por semilla en el momento de la siembra.

Si bien no se conoce el número de rizobios presentes en las proximidades de la semilla en el momento de la germinación, está estudiado que su población tiende a disminuir luego de la siembra, por lo cual es importante una rápida emergencia de las plántulas para contar con una suficiente concentración de rizobios vivos que puedan comenzar el proceso de nodulación.

P: Qué factores tuvieron en cuenta?

E.P.: En el estudio tuvimos en cuenta varios factores: los residuos vegetales, el tipo de máquina de siembra directa, la vida microbiana y los herbicidas empleados.

Es sabido que en los sistemas de siembra directa, los residuos vegetalessobre la superficie y la mayor humedad del suelo, muchas veces hacen que los suelos tengan temperaturas más bajas que en condiciones de laboreo convencional, lo cual podría retardar la implantación, afectando negativamente la formación rápida de los nódulos con el consiguiente retraso en el proceso de fijación de nitrógeno.

Por otra parte, esos residuos vegetales disminuyen la evaporación del agua, lo cual podría constituir una ventaja en el proceso de germinación de la semilla e implantación del cultivo: cualquier factor que beneficie el rápido crecimiento radicular indirectamente favorece la simbiosis pues permite que se desarrolle una nodulación temprana. Por lo tanto, una siembra adecuada que permita una rápida germinación y establecimiento de las leguminosas favorece el buen establecimiento de la simbiosis.

P: Con respecto al tipo de máquina?

E.P.: Para una buena implantación y una rápida emergencia de las plántulas también es importante un buen contacto semilla - suelo y una adecuada profundidad de siembra.

La experiencia de siembra directa en nuestro país muestra que las leguminosas son sembradas en muchos casos al voleo y en otros casos en la línea, en forma conjunta con la gramínea. En este último caso, la profundidad de siembra utilizada para las leguminosas es siempre mayor a la recomendable (no más de dos veces y medio el tamaño del diámetro mayor de la semilla); lograr una profundidad adecuada va a depender en gran medida de las características de la máquina. Desde el punto de vista rizobiológico es preferible la siembra al voleo, que en línea a una profundidad inadecuada.

A su vez, en siembras en línea de leguminosas y gramíneas, suele incorporarse también fertilizante nitrogenado. La concentración alta de nitrógeno mineral cerca de las semillas de leguminosas puede inhibir la fijación biológica de nitrógeno; este hecho que suele pasar visualmente desapercibido debido a que las leguminosas inicialmente no se verán afectadas pues están absorbiendo el nitrógeno mineral.

Otro aspecto relevante, según los productores y técnicos encuestados, es el uso de polvo de recubrimiento para la peletización de la semilla; dicho polvo, con el movimiento de la máquina, se desprende y tapa los caños de la sembradoras, entorpeciendo la siembra. En siembras al voleo, pero con sembradoras de siembra directa, la semilla queda más enterrada que en las siembras al voleo tradicionales y así más protegida frente a las condiciones ambientales, por lo que se sugiere en estos casos utilizar la mínima dosis posible de polvo de recubrimiento.

Todo esto obliga a estudios más detallados sobre las técnicas de inoculación para condiciones de siembra directa.

P: Ud. también mencionó la vida microbiana.

E.P.: Desde el punto de vista ecológico siempre es importante mantener las condiciones de suelo adecuadas para una convivencia en equilibrio de los microorganismos benéficos.

En los sistemas de siembra directa, comparados con los laboreos convencionales, existe una mayor acumulación de materia orgánica en la superficie y en consecuencia una mayor concentración de procesos microbianos. Estos factores, si bien en principio podrían favorecer la simbiosis, no se sabe como afectan la sobrevivencia de los rizobios en vida libre, en situaciones de competencia con otros microorganismos.

En cuanto al pH del suelo, la literatura internacional hace referencia a aumentos significativos de la acidez en procesos de tres años consecutivos de siembra directa, que provocó deficiencias en la fijación de nitrógeno por mala adaptación de las cepas de rizobios a esos tenores altos de acidez. No obstante, según el Ing. Agr. Casanova, para las condiciones del Uruguay es posible que esas modificaciones en la acidez no sean tan agudas como las mencionadas.

P: Cuál es el efecto de los herbicidas?

E.P.: El herbicida más usado en siembra directa es el glifosato. En condiciones de campo no se han encontrado efectos negativos sobre los rizobios; sin embargo, se registran problemas de implantación de leguminosas en algunos potreros de campo natural luego de la aplicación de herbicidas. La Ing. Agr. Amalia Ríos considera que los efectos negativos sobre los microorganismos no serían atribuibles a los compuestos químicos del herbicida sino a sustancias derivadas de la descomposición de algunas malezas. Por eso se recomienda realizar la aplicación del glifosato 30 días antes de la siembra para evitar posibles interferencias.

Con respecto al herbicida Paraquat que es utilizado en menor escala en la siembra directa, hay información contradictoria sobre su efecto en la microflora del suelo. En consecuencia, son necesarios estudios más profundos sobre los efectos de los herbicidas , para conocer los efectos directos e indirectos, sobre los microorganismos benéficos promotores del crecimiento vegetal.

P: Cuáles son las conclusiones más relevantes del trabajo?

E.P.: Desde el punto de vista rizobiológico se recomienda sembrar las leguminosas al voleo si no se puede regular la profundidad de siembra adecuadamente y/o se van a utilizar altas dosis de nitrógeno mineral para favorecer el crecimiento de la gramínea.

En cuanto a la técnica de inoculación de las leguminosas, mientras no se tengan resultados experimentales más detallados, se recomienda la peletización de la semilla, pero con las cantidades mínimas posibles de polvo de recubrimiento.

En cuanto al uso de herbicidas, si bien no se identificaron problemas de sobrevivencia de rizobios (se observó buena nodulación) ni de fijación de nitrógeno (presencia de nódulos efectivos), se plantea la necesidad de profundizar los estudios sobre sus efectos en la flora microbiana del suelo; mientras tanto se mantiene la recomendación de aplicar el herbicida por lo menos 30 días antes de la siembra. En algunos casos, se logran muy buenas siembras disminuyendo la competencia del campo natural con la utilización de pastoreo en lugar del uso de herbicidas. Antes de finalizar deseo expresar mi agradecimiento a los Ings. Agrs. F. Gorriti;F. Larrambebere, J. Gayo, A. Nin, P. De Souza, D. Formoso, M. Pereira, N. Bocking, Mür, E. Graff, G. Fernández, A. Ríos, J. Terra, C. Marchesi, D. Risso, S. Tsai, C. Panckurst, R. Racca y a todos los productores agropecuarios que fueron entrevistados y generosamente compartieron sus experiencias.

Actividades del laboratorio

El Laboratorio de Microbiología de Suelos y Control de Inoculantes (LMSCI), de acuerdo a su marco legal, desarrolla trabajos en las siguientes áreas: 
-  Selección de cepas de rizobios, para su uso en inoculantes comerciales. 
-  Control de Calidad de Inoculantes, en fábrica y en la distribución. 
-  Mantenimiento de la Colección Nacional de Cepas de Rizobios y otros microorganismos promotores del crecimiento vegetal. 
-  Estudio de factores limitantes de la Fijación Biológica del Nitrógeno en campo.

Además de estas áreas, básicas y obligatorias, tiene otras líneas de acción con el objetivo de contribuir a maximizar le eficiencia de la FBN en condiciones de producción: 
-  Aislamiento, identificación y evaluación de microorganismos promotores del crecimiento vegetal en arroz y avena (financiada por CONICYT hasta dic./98). 
-  Aspectos rizobiológicos vinculados a problemas de implantación de trébol blanco en semilleros fundación de la zona este del país. 
-  Identificación por técnicas bioquímicas y moleculares de rizobios utilizados en la elaboración de inoculantes en el Mercosur, como Laboratorio de Referencia. 
-  Inoculación de semilla: estudio de métodos y proporciones de adherentes y polvos secantes que maximicen la concentración de rizobios en la semilla. 
-  Estudio de la biodiversidad microbiológica nativa en los suelos del Uruguay: enfoque agronómico. 
-  Caracterización de cepas de rizobios para alfalfa; énfasis en suelos ácidos. 
-  Efecto de los sistemas de producción sobre el potencial agronómico de la micorriza nativa. 
-  Caracterización de cepas de rizobios para leguminosas de uso potencial en suelos sobre basalto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada